Una forma sencilla de proteger la autoría de nuestras obras digitales

Cada día tenemos más recursos tecnológicos para producir material digital. Fotografías, diseños, documentos,… Cualquiera de los archivos que los representan son nuestras creaciones, nuestras obras digitales. La filosofía 2.0, por su parte, nos da cada vez más capacidad de divulgación de nuestro material digital, con mayor capacidad de difusión.

En consecuencia, la clave del éxito de cualquier expresión artística ya no es la capacidad de distribución, sino la esencia creativa. Es una gran noticia, ya que parece que por fin se hará justicia en la apreciación del verdadero talento. A su vez, esta facilidad divulgativa, también conlleva sus riesgos. Si no nos anticipamos asegurando la capacidad de demostrar la autoría, cualquiera podría reclamar la autoría de nuestra obra digital.

El procedimiento natural para asegurar el reconocimiento de autoría de nuestras obras, ha sido siempre el registro de la propiedad intelectual. En el contexto actual, esta es una herramienta engorrosa y lenta. A su vez, cualquier actuación que implique compartir nuestra obra antes de haber evidenciado su autoría nos puede generar cierta desconfianza. Al final sólo se trata de obtener una evidencia, que en el hipotético caso de que se produzca un litigio, nos permita demostrar que somos los autores de la obra, y del momento exacto en que fué producida. ¿Cómo producir esa evidencia?

Existe una herramienta con soporte legal reconocido que permite consignar nuestra identidad a cualquier archivo digital: la firma electrónica. También existe una herramienta que nos permite consignar una fecha completamente fiable a nuestro documento digital: el sello de tiempo. Finalmente, todos tenemos acceso a una identidad digital que nos representa legalmente en internet: el DNI electrónico. Una aplicación que nos permita combinar estos tres elementos, es todo lo que necesitamos para proteger la propiedad intelectual de nuestras obras digitales en un entorno completamente privado y confidencial. Esta aplicación se llama clicksign.

Con clicksign, cada vez que generemos una obra digital de cualquier categoría, podemos firmarla electrónicamente con nuestro DNI electrónico, y añadir el correspondiente sello de tiempo. El proceso es muy sencillo:

  1. Localizamos el archivo digital que contiene nuestra creación. Si es el archivo editable original, mejor. Podemos firmar cualquier formato (Photoshop. Illustrator. Office, …)
  2. Firmamos el archivo seleccionado con clicksign. Es rápido y sencillo.
  3. Conservamos el archivo y la firma digital obtenida en una carpeta y nos aseguramos de tenerla controlada
  4. Si nos vemos inmersos en un litigio, compitiendo por la autoría de nuestra obra digital, presentando el archivo fuente, y la firma digital producida con clicksign, no habrá discusión sobre tal autoría.

No hay riesgos, la firma electrónica reconocida tiene el mismo valor legal que la firma manuscrita, asi que con la intervención del apoyo técnico necesario y pertinente, ningún juez cuestionará la evidencia entregada.

Más información en:

http://clicksign.isigma.es

Esta entrada fue publicada en DNI electrónico, Software de firma digital, Usos de la firma electrónica y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.