El término "cloud" está de moda. Sea bienvenido en la firma electrónica

Hasta tal punto está de moda que uno se encuentra notícias en las que aparece el término cloud en el título y no vuelve a aparecer en todo el cuerpo de la noticia ni por insinuación (bueno, una vez sin ton ni son). ¿Reclamo publicitario?, ¿reclamo publicitario para el SEO?

En isigma, que somos muy modernos, empezamos a pensar si estábamos a la moda y teníamos algo “cloud”, cuando un buen amigo nos lo hizo ver.

Cloud Computing

Os cuento y juzgad por vosotros mismos.

Según el NIST, las caracterísicas clave de un servicio/aplicación “cloud” son (traducción libre+google translator):

  1. Autoservicio bajo demanda. Un usuario pude, unilateralmente, adquirir capacidad de proceso tal como tiempo de servidor o espacio de almacenamiento en red, según lo va necesitando, sin necesidad de interacción humana con cada proveedor.
  2. Acceso a red ubicuo: estas capacidades están disponibles en la red y se accede a ellas mediante mecanismos estándares que pueden ser usados por plataformas cliente heterogéneas ligeras (thin) o pesadas (thick), por ejemplo, móviles, portátiles, PDAs.)
  3. Agrupación de recursos independiente de la ubicación. Los recursos del proveedor están agrupados para servir a todos los usuarios utilizando un modelo multi-inquilino, con múltiples recursos físicos y virtuales asignados dinámicamente, de acuerdo a las necesidades del usuario. Éste en general no tiene conocimiento ni control sobre la localización de los recursos provistos. Algunos ejemplos de recursos son: capacidad de proceso, de almacenamiento, memoria, ancho de banda y máquinas virtuales.
  4. Rápida elasticidad. Las capacidades pueden adaptarse rápidamente tanto aumentándolas, como disminuyéndolas. Para el usuario, las capacidades disponibles parecen infinitas y pueden comprarse en cualquier cantidad y en cualquier momento.
  5. Pago por uso. Se cobra en función de las capacidades contratadas (tarifa por servicio) o basándose en la publicidad (N. del T., por ejemplo, Google AdSense), con el fin de promover la optimización del uso de los recursos. Algunos ejemplos son medir la capacidad de almacenamiento, el ancho de banda utilizado, los recursos de proceso consumidos o facturar por el número de cuentas de usuario activas por mes. […]

En isigma tenemos un producto de firma on-line llamado PortaSigma, que tiene pinta de “cloud”. Vayamos por partes:

  1. Autoservicio bajo demanda: en PortaSigma puedes elegir entre distintos planes de precios en función del número de peticiones de firma que piensas realizar al mes y de la capacidad de almacenamiento que estimes que necesitarás. Tan pronto elijas un plan, ya tienes disponibles las nuevas capacidades.
  2. Acceso a red ubícuo: puedes acceder a PortaSigma desde distintos navegadores y sistemas operativos y muy pronto desde tu smartphone. ¡Podrás incluso firmar desde tu smartphone!
  3. Agrupación de recursos independiente de la ubicación: no te preocupes por si los servidores o los discos duros se quedan cortos. Nosotros lo hacemos por ti. El número de firmas y capacidad que contrates los tendrás disponibles ipso facto.
  4. Rápida elasticidad: ¿Necesitas más capacidad? Elige Plan, confirma y , ¡listo!. ¿Te has pasado? Elige un plan inferior, confirma y listo de nuevo. ¡Tienes un plan con ilimitado número de firmas!
  5. Pago por uso. Sólo pagarás por la capacidad contratada, tanto de peticiones de firma como de almacenamiento.

¿Es PortaSigma un servicio o aplicación “cloud” de firma electrónica? En mi humilde opinión, sí.

Acerca de chemalogo

Socio Director de isigma asesoría tecnológica
Esta entrada fue publicada en Software de firma digital, Usos de la firma electrónica y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.