Firma digital en tiempos de crisis

En estos tiempos que corren, la mayoría de problemas para las empresas, nacen en la dificultad para conseguir ventas. Este problema, muy evidente por otra parte, tiene difícil solución, puesto que se origina en la falta de poder adquisitivo por parte del consumidor final, y se propaga rápidamente hacia otras empresas. En este contexto, a una empresa a la que le caen las ventas hasta el punto de dejar de ser sostenible, tan solo le queda una solución: reducir sus costes.

Un camino conocido para reducir costes es la automatización de procesos. Nadie discute que su aplicación a los procesos productivos es completamente imprescindible, sin embargo, las empresas siguen resistiéndose, o desconocen la posibilidad de automatizar los procesos administrativos. Vamos a ver que se trata de una vía de reducción de costes muy sencilla y económicamente asumible, especialmente si adoptamos tecnología en pago por uso.

Nota: Si los procesos productivos son aquellos necesarios para llevar a cabo la actividad principal de nuestra empresa, los procesos administrativos serían aquellos que implantamos como soporte al control y gestión de dicha actividad principal.

Los procesos administrativos requieren generar y mover gran cantidad de documentos con datos de las actividades y los participantes. En muchas ocasiones, los participantes tienen que firmar estos documentos como prueba de conformidad, participación o autoría.

Cuando estos documentos se multiplican, su envío, archivo y localización posterior se vuelven tareas muy tediosas, lo que lleva a las personas que trabajan con ellos, a perder un tiempo innecesario. Por tanto, de lo que se trata es de eliminar el papel. Puestos a hacer recortes ¿hay algo más fácil de recortar que el papel?

Podemos asumir que todas las empresas están informatizadas, con lo que la producción de la mayoría de documentos se lleva a cabo en formato digital. Sin embargo, muchos documentos se siguen imprimiendo, y en muchos casos se debe únicamente a la necesidad de aplicarles una o más firmas manuscritas. Como se ha explicado en el párrafo anterior, esto es tiempo perdido.

La solución pasa por enviar, firmar y archivar estos documentos en medios digitales. Con esto, el personal de las empresas dejará de perder ese tiempo precioso en tareas administrativas y podrá dedicarlo a tareas más productivas, como la prospección de ventas por ejemplo.

Podríamos pensar que la implantación de la tecnología es cara, y requiere una inversión que no nos podemos permitir, pero no es así. isigma propone acceder a la tecnología pagando por uso, lo que significa que permitimos a la empresa beneficiarse del ahorro, antes de pagar por la tecnología, siendo el ahorro generado mucho mayor que el coste de uso de la tecnología.

¿Cómo comprobar si esto es tan sencillo como explicamos? Basta con crear una cuenta en PortaSigma completamente gratis, y podremos empezar a firmar digitalmente los documentos de nuestra empresa.

Si este artículo te ha parecido interesante, no dudes en compartirlo usando cualquiera de los botones de debajo.

Acerca de rdeblas

CEO de isigma
Esta entrada fue publicada en Beneficios de la firma electrónica, Firma digital de PDF, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.